LA VERDAD ASUSTA: LOS ERRORES MAS COMUNES

Como matronas la salud de las mujeres y de los bebés que están bajo nuestro cuidado debería ser nuestro principal foco. Mejorar la calidad de vida de las mujeres es nuestro interés principal, ¿pero es seguro  para las mujeres el ambiente dónde les atendemos y ofrecemos cuidados?.

Lo último que queremos hacer es poner a las mujeres en riesgo y mucho menos provocarle ningún daño. Las estadísticas en el campo de los servicios de salud son francamente alarmantes, el John Hopkins University declara que los errores en el sistema obstétrico y médico son una tercera parte de las muertes en los hospitales de los Estados Unidos. Unicamente enfermedades cardíacas y cancer causan más muertes al año.

La Organización Mundial de la Salud concluye que 1 de cada 300 pacientes tendrá un daño severo durante la atención que recibe, por el contrario la probabilidad de que esto ocurra en un avión, es de 1 en 1 millón. Unicamente en  los Estados Unidos se estiman 200.000 muertes prevenibles por año, ¡esto es equivalente a 3 accidentes fatales de avión cada día! Estas estadísticas ofrecen una minúscula idea del nivel de riesgo y error dentro de los servicios sanitarios.

Por supuesto, las estadísticas solo ofrecen una visión potencial del problema y ahora nos toca decidir que acciones estamos realizando para reducir estas cifras. Por supuesto que siempre ocurrirán incidentes donde el daño al paciente es inevitable y no podemos hacer nada para prevenirlo, es por ello, que debemos realizar un esfuerzo considerable en los errores en los que sí sabemos que son  nuestra responsabilidad para tratar de prevenirlos de la mejor forma posible.

La formación actualizada de manera continua para las matronas nos ayuda no solo a mejorar nuestras habilidades clínicas sino a reducir las estadísticas de mortalidad materno-infantil. Aquí te muestro una lista de las principales Emergencias Obstétricas y los errores más comunes durante el manejo de las mismas:

DISTOCIA DE HOMBROS

  • No avisar al pediatra.
  • Uso de maniobra Kristeller, presión del fondo uterino.
  • Fallo en declarar en problema abiertamente.
  • Confusión con las maniobras internas, confusión de acrónimos.
  • Uso excesivo de tracción en el cuerpo del bebé.

HEMORRAGIA POSPARTO:

  • No reconocer la gravedad del problema.
  • Subestimar la cantidad de perdida sanguínea.
  • Retraso en administrar fluidos intravenosos.
  • Excesivo uso de uterotónicos.

PROLAPSO DEL CORDON UMBILICAL

  • No pedir ayuda
  • Manejo inapropiado del cordón umbilical.
  • Retraso en posicionar a la mujer correctamente para liberar la presión del cordon.
  • No saber como rellenar la vejiga.
  • Dificultad en reconocer la emergencia cuando el cordon no es visible o palpable.

REANIMACION NEONATAL

  • Falta del manejo para mantener la temperatura del bebe, especialmente en prematuros.
  • Fallo en la apertura de la via aérea.
  • Incorrecta comunicación entre el equipo.
  • Compresiones de pecho demasiado lentas.

Deja un comentario