Te puede pasar a ti…

Estás trabajando este verano en Atención Primaria, has cogido una baja de una compañera y te apetece un cambio después de los últimos meses en el hospital.
Estás en un consultorio local en una zona rural, las vistas son preciosas desde la ventana.

Pasas consulta una mañana cualquiera y de repente escuchas gritos que vienen desde el baño. Vas corriendo y ves a una de tus pacientes embarazadas a término que está gritando asustada.

El bebé está coronando.

El parto es inminente.

La mujer no puede evitarlo y en la siguiente contracción el cuerpo del bebé sale resbaladizo lo coges como puedes, no respira, está flácido y azulado.

Rápidamente piensas:


“Con la ayuda que hay siempre en el hospital, ellos son los que se ocupan. Ahora aquí sola no tengo claro lo que tengo que hacer”  

Lo secas vigorosamente. El bebé no realiza esfuerzo respiratorio. Escuchas la frecuencia cardíaca con el fonendo que cuelga de tu cuello, no esperas el minuto entero,  sabes que es baja. El teléfono está en la otra habitación, le dices a las personas en la sala de espera que pidan ayuda. Corres a por el equipo de emergencia y de Reanimación Neonatal, es la primera vez que lo abres; ¿Ambú? ¿Mascarilla? ..Hace años que no lo usas, no recuerdas el ratio, solo sabes que debes secar al bebé. ¡Entras en pánico!”

¿Te ha ocurrido algo parecido? Si no quieres vivir esta situación…inscríbete al Curso Online de Reanimación Neonatal.

“Trabajas en un hospital que tiene un buen número de partos al día. Esta mañana todas las matronas estáis ocupadas. Los neonatólogos, pediatras, el equipo al completo  parece estar haciendo algo importante.

Valoras a la mujer que cuidas y de repente ves que está realizando pujos involuntarios. Vertex progresando y el bebé nace de forma precipitada en la siguiente contracción.

Jadea y le cuesta respirar.

Ves que se pone azulado, la madre pregunta si todo está bien, pides ayuda, pero nadie viene a socorrerte.

El bebé deja de jadear y no respira. Realiza movimientos espasmódicos, cortas el cordón y rápidamente lo llevas a la cuna. No sabes que hacer, siempre hay alguien en estos momentos. Secas al bebé y lo estimulas. El bebé sigue sin respirar, los segundos son eternos. No sabes que hacer, tu última actualización fue hace tiempo, no recuerdas las cifras ni los tiempos.

Coges el Ambú y haces lo que puedes sin estar segura 100%…”.

Definitivamente necesitas nuestro Curso Online de Reanimación Neonatal

No esperes más y AYUDA AL BEBÉ A RESPIRAR

Deja un comentario