LA RETRANSMISIÓN DEL PARTO

Te escribo de nuevo de matrona a matrona. Igual te parece una soberana tontería lo que voy a contarte, pero si no te lo digo a ti, ¿con quién lo comparto? También puede ser que al leerlo digas…”¡vaya esto también me pasa a mi!”Trabajar en la Unidad de Partos Liderada por Matronas es sin duda alguna un regalo para mí como mujer y como profesional. Pero a veces he de admitir que hay situaciones en las que me da mucha rabia y tengo que hacer un verdadero esfuerzo para controlarme , te cuento los motivos:

Atendí la semana pasada un parto salvaje, precioso, libre, la madre haciendo unos quejidos y ruidos propios de cuando una mujer se entrega plenamente para que otra vida pase a través de ella.

Todo ideal, no hizo falta que realizase ningún tacto, ni analgésico, la mamá perfecta, el latido fetal de libro.

Y ahí en un rincón sentado en el sillón estaba su acompañante, el joven padre pegadito a la pantalla de su móvil.

“¿Cuándo crees que nacerá el bebé?, tengo varios grupos de whatsApp activos y quiero mantenerles informados.” 

No me lo podía creer ¿cómo una mujer así, tan potente podía tener semejante compañero? “No juzgues Helena, tú no conoces su situación familiar” me decía yo constantemente.

El parto progresaba en la habitación tenue, solo la luz azul del teléfono móvil desencantaba del escenario. Ella desnuda moviéndose, yo simplemente acompañando su camino, él era un hombre pegado a un teléfono. ¿Quieres poner un paño húmedo en su frente? le dije. “espera, espera  que mando este mensajito” me respondió. ¿Le pasas  el vaso de agua con la pajita? un momentito que voy a enviar una foto de la bañera y las luces. Intenté involucrarle en los cuidados de ella, sin éxito. Quizá por ¿miedo?, no podía entender tanta falta de atención y de cuidado.El bebé nació, todo de maravilla. Ella en su burbuja no parecía molestarle nada, yo estaba ya algo revuelta. 

El momento máximo fue cuando el quiso publicar en internet las buenas noticias, aun la placenta sin ser alumbrada. “Además de colgarlo en las redes, tenemos familia en Australia y USA…con esto del coronavirus hemos estado siempre en contacto gracias al teléfono” me dijo.

Fui educada, paciente y profesional, intente comprender, ponerme en su lugar durante horas de atención “one to one”. Pero el parto no acaba hasta que se alumbra la placenta y esto es lo que debemos enseñar durante el embarazo.
También es importante explicar a las familias que las distracciones externas para la madre durante su trabajo de parto puede bloquear el sistema hormonal y no sólo no ayudan sino que impiden que el proceso fluya.Por otro lado, cuando veo imágenes y videos de partos no me doy cuenta de que hay alguien ahí grabando estos momentos. El consentimiento materno es esencial y entiendo la diferencia entre grabar un nacimiento y colgar en las redes sociales para retransmitir el evento minuto a minuto. 

El caso es que el nacimiento fue precioso y la pareja estaba feliz con su bebé numero 5 ¿pudiera ser que después de tantos partos el padre hubiese perdido el interés? Quién sabe…

¿Has acompañado alguna vez un parto retransmitido en directo?Con cariño y admiración,Helena Eyimi

Deja un comentario