Hoy quiero decirte que no estás sola

Querida compañera,

Sé que estás agotada. Yo hoy también lo estoy.

Ir al trabajo y volver a casa pensando que igual puedes infectar a tu familia no es fácil.

Además te toca ver situaciones que no te gustan. Demasiada ignorancia, la ansiedad de las mujeres embarazadas y tú ahí trabajando al pie del cañón día tras día. Y luego sales a la calle y todo el mundo con mascarillas y llegas a casa donde tus niñ@s han estado encerrados sin salir…

Lo sé.

Te entiendo.

Yo soy una mas, igual que tú.

Cuidar de otros y cuidar de nosotras mismas está siendo duro.En las últimas semanas he estado en contacto con matronas de diferentes continentes. Muchas de ellas me cuentan eventos positivos pero la mayoría son historias de terror que todas ya sabemos. Lo que más siento es el “hasta aquí hemos llegado”, el cansancio y agotamiento emocional de continuar trabajando para muchas en ambientes muy difíciles.¿Por que se continúa pinzando el cordón cuando aún sigue latiendo?

¿Cuál es el motivo de realizar un tacto vaginal al dar el alta en todas las parturientas?

¿Cuál es el motivo de no usar óxido nitroso en tiempos de pandemia?

¿Dónde está la evidencia para masajear y usar lubricante en el periné durante el expulsivo?

¿Por que ya no se puede parir en el agua?

Suma y sigue…Durante las webinars que hacemos para Biomecánica; Movimiento hacia un parto fácil y para el Curso Actualizado de Sutura Perineal nos contáis algunos de estos casos. Durante las entrevistas Matronería y Liderazgo tambien habéis compartido vuestras experiencias. Siempre hay poco tiempo, ¡nos quedaríamos charlando un día entero y aprendiendo las unas de las otras!

Hoy quiero mandarte un mensaje de ánimo. A pesar de que sea muy posible que no veas el cambio que quieres ver, que tu hospital siga con sus protocolos de mierda completamente en contra de las recomendaciones internacionales,
que tu compañera siga pensando que lo hace bien por que es lo que siempre se ha hecho, que el o la gine/pediatra/anestesista se comporte como si fueses su asistente, suma y sigue…Existen otros lugares, otras opciones muchas realidades diferentes donde se trabaja de otra forma.
Hoy quiero decirte que no estás sola.

¡Allá va! Siente mi abrazo largo y cálido. Conteniéndote, sosteniéndote mientras tu tambien me sostienes a mi.

Cuida de tu salud física y emocional.

Que el cambio que quieres ver se produce en cada mujer que cuidas, en cada parto, en cada nacimiento. Poco a poco, paso a paso. Bebé a bebé.

No te desgastes.

El mundo necesita esa manera especial de atender a las mujeres que solo tú tienes.

Con cariño y admiración

Helene Eyimi

Deja un comentario