Eres mujer, eres alta, guapa y encima eres negra

Estimada compañera,

las últimas semanas se ha liado una buena con el asunto del racismo en los EEUU. Las imágenes tan explícitas de George Floyd no dejan duda alguna de lo que ocurrió ní manera de negar la evidencia.
Yo que voy a decirte sobre el tema, tengo mil y una anécdotas sobre el racismo en mi vida….Recuerdo una vez trabajando de tripulante auxiliar en un vuelo de larga distancia a Washington, un “señor” me agarró bien fuerte el culo después de servirle una bebida. Cuando le recriminé por manosearme me dijo:

“Mira tienes todas las de perder; Eres mujer, eres alta, guapa y encima eres negra”. Lo de “encima eres negra” parecía para él la gota que colmaba el vaso, la guinda del pastel, el “para colmo”. Era su forma de decirme -negra cállate y aguanta-.

Cuando hablamos de racismo durante el embarazo, parto y posparto la cosa se complica aún más. Las situaciones de violencia obstétrica o mala praxis no están grabadas ni colgadas en las redes sociales, se convierte en lo que dice la mujer frente lo que dice el profesional de salud, ocurre dentro de un organismo institucional y tras una puerta cerrada.

La mujer se encuentra en una situación tremendamente vulnerable en la que puede incluso que no hable el idioma y no pueda defenderse ni entender bien lo que le dicen.

Que una mujer negra tenga 5 veces más riesgo de morir que una mujer blanca es una triste realidad. Esto está más que estudiado, publicado existen testimonios de mujeres como el de Serena Williams y su experiencia cercana a la muerte después de su hija Olympia
https://edition.cnn.com/2018/02/20/opinions/protect-mother-pregnancy-williams-opinion/index.html donde cuenta que ella misma se diagnosticó la embolia pulmonar y avisó a las enfermeras repetidamente para que la asistieran.


Por supuesto hay millones de casos anónimos como el de la haitiana negra ahora inmigrante en Chile que únicamente tiene contacto con el servicio de salud durante el nacimiento de su bebé. Esta mujer se niega salvajemente a las intervenciones durante el parto. Grita, forcejea y escupe a matronas y obstetras con el fin de liberarse de las innecesarias rutinas.

Como profesionales de salud que trabajamos con mujeres que tienen no solo diferentes razas pero diferentes realidades culturales quiero que formemos espacios para dialogar sobre el tema, ¡hay que hablar sobre ello aunque sea de forma virtual!

¿Cuáles son las causas?¿Cuales son los factores de riesgo?¿Cuál es nuestra responsabilidad en este asunto?
Te invito a la webinar del día 6 de Julio a las 18:00 Uk donde habrá tiempo de analizar, revisar documentación científica, leer la opinión de expertas, escuchar historias de las mujeres y lo que más nos importa: Que cambios vamos a realizar en la matronería de nuestro día a día.

Todas y todos tenemos que seguir aprendiendo a eliminar prejuicios y ser menos racistas en nuestro trabajo,  ya sabes lo que dice el refrán; «El que esté libre de pecado que tire la primera piedra»

 
Con cariño y admiración,
Helena Eyimi

Deja un comentario